Intro

Intro

viernes, 10 de mayo de 2013

Contra toda Palabra, contra todo Número, contra toda Inteligencia





















La proposición que funda tanto la Palabra como la Inteligencia es ésta:


                                        A  =  B

Así, sostenemos, ebrios de falsedad y confusión que:

                                Voz   =  Dibujo (la locura absoluta de la escritura)
                          Voz  =   Piedra, Salto, Sentir..... Yo
                          Voz  =   Nombre

Igualmente, al entender, nos decimos,    ¡ Anda, si A ES B ! cayendo por entero en la misma alucinación, confundiendo miserablemente el reflejo en un espejo, la imagen o ídolo con aquello que en dicho espejo es reflejado, e introduciendo con violencia, muerte y desgarro al pobre modelo en el cuadro del mismo que hemos pintado.

Igualmente, la Siempre Virgen, la más hipócrita de todas las criaturas, La Matemática, traza una vuelta de tuerca más en la mentira fundamental, el último clavo en el ataud, y con nuestra sangre escribe tan oronda:

                                           1 + 1 = 2

Este es sin duda el crimen más perfecto de todos, pues añade a la mentira el sinsentido absoluto, poniendo TRES elementos a un lado del signo funesto, y UNO TOTALMENTE DIFERENTE al otro lado, y por supuesto ninguno significa absolutamente nada, pero lo pretenden con su típica doblez. Por supuesto nadie jamás ha sido capaz de hacer una sóla suma ni nadie jamás podrá fuera del recinto drogado y lleno de reflejos y sombras chinescas creado por esta horrenda proposición y su legión de hijas demoníacas.

No en vano, la muy perra siempre se esconde en su signo y es por tanto la adúltera perfecta y la maldad sin fisuras.

Crucificados todos a tempranísima edad con la mentira del Lenguaje y de los Números, que nos obligan a vivir entre fantasmas, y siempre desgarrados y partidos, locos y llenos de niebla siempre y en todas partes, nada podemos hacer para salir del embrujo sino recurrir, precisamente, a dicho embrujo y así hacer siempre más y más  denso e inexpugnable nuestro encierro.

Y el círculo se cierra con el pecado definitivo, el más atroz y absurdo de todos, a saber:

                                            A  =   A

Que ningún niño podría tomarse en serio ni dos segundos, pero que el desdichado adulto, ya con el pescuezo retorcido y ciego para la absoluta contradicción y retorcimiento que esconce con toda malicia, toma para su desgracia como su tabla de salvación, y hace con ella la cancela perfecta e indestructible de la que ya nada le podrá sacar:


                                           YO  = YO

¿Cómo salir entonces del Infierno Eterno y Vano del Nombre , el Número y la Inteligencia, del ES o el  = ?

Dejando que No, la Diferenciación y la Tijera restauren la cordura y nos devuelvan a casa. Para ello, basta con corregir esa maldita proposición y decir, con verdad y sencillez que:

      | A  NO=  B . | A  NO=  A .|  1 NO= 1.| NADA NO= NADA.|


Aquí , en esta sencilla e inapelable verdad que todos nuestros sentidos reconocen como su ser natural, pues nuestros sentidos NO MEZCLAN, CONFUNDEN NI IGUALAN NADA, MUEREN POR FIN Y PARA SIEMPRE TODO NOMBRE, TODO NÚMERO, TODA PALABRA Y TODA INTELIGENCIA, padres absolutos de los trucos del espejo, de la estatua y la pintura, de los números y sus vanos e innumerables hijos fantasma.


Y NO y sólo NO queda, y dispersa todas las mezclas y mutaciones, la ilusión estúpida del nacimiento, el comienzo y la creación, y su hija la ilusión igualmente idiota de la muerte, el fin y la destrucción, y las aún más cretinas del cambio, el re-nacimiento y la re-muerte, resurrecciones, encarnaciones y toda suerte de zarandajas e imbecilidades, todos los espejismos, y en su espaciosa casa podemos al fin acogernos libres y seguros, donde reina incontestada la Certeza desde siempre.









No hay comentarios: