Intro

Intro

jueves, 15 de septiembre de 2011

IMPERIUM LIBERTATIS


La primera de todas las libertades es la libertad de esclavizar y someter a los demás.

Es la libertad del "aristos" - que significa poderoso, no mejor - , centro y corazón de las doctrinas del "laissez fare", que son tan antiguas como la ciudad de Caín.

Esa libertad de Calicles, del señor feudal, del cacique local, del financiero internacional, tiene su bloque de resistencia en la segunda libertad, la libertad de no ser esclavizado y llevar adelante la propia vida y el propio espíritu creador bajo la Justicia, entendida como "isonomía" universal, opuesta por tanto a la norma de Justicia fundamental del "aristos", a saber, que es Justo que el fuerte someta al débil a sus deseos y viva de él. (Devorando su cuerpo en primer lugar)

Esta segunda libertad es la sentida naturalmente, desde siempre, por el campesino propietario de sus tierras, - el kulak- , el pequeño artesano, el comerciante independiente o el profesional liberal. En una palabra, el verdadero Tercer Estado, la Clase Media.

Y, ahora como en Babilonia, la clave del éxito entre la propia clase media de dichas doctrinas del "laissez fare", radica en el juego de manos consistente en presentar a dicho "bloque de resistencia" la libertad segunda como el gran objetivo y resultado de las mismas, cuando lo que se persigue, hoy como hace mil años, es la libertad primera del esclavizador, para la articulación del orden "natural y eterno" de la sociedad a imagen del de la naturaleza: La sociedad de los depredadores o la de los Amos y los Siervos.

Dicha sociedad constituye el verdadero Orden Político permanente de la humanidad, i.e., La Aristocracia (de la tierra, de las armas, del dinero, de los cuerpos).