Intro

Intro

martes, 3 de mayo de 2011

LIBERTAD CON IRA


La libertad no consiste en elegir, como nos repiten machaconamente desde hace milenios los teólogos miopes, los filósofos de vista cansada, y desde hace un par de siglos el hijo bastardo de ambos, el economista.

Ser libre es justo lo contrario: NEGARSE a ELEGIR. (y mejor si se hace diciendo un ¡NO ME DA LA GANA! que estremezca a las piedras).

El que come de todo, es libre. (Que es, precisamente, lo que nos dicen nuestras madres cuando somos pequeños). El otro, el hombre que hace distingos y melindres empieza una guerra sin fin contra sí mismo, corriendo eternamente detrás de su SÍES y delante de sus NOES, como una rata en su noria giratoria.

El hombre libre no dice SI a lo que le hace feliz y NO a lo que le hace sufrir, sino que es de una sola pieza, implacable e impasible, un monarca absoluto y una ciudad en sí mismo, y sólo tiene una palabra:

¡SEA!

Así que la próxima vez que alguien os diga elige, SI o NO, le dais un guantazo en toda la cara con los cinco dedos abiertos mientras gritáis enseñando los dientes: ¡HÁGASE!


¡NO,NO y NO!

¡KÍKI RI KÍIIIII...!


.

1 comentario:

Clandestino dijo...

Finalmente el uso que hacemos de la libertad, es para elegirnos la esclavitud en un modelo de sociedad proyectado por el amo y construido líbremente por su servidumbre, achicando todos los espacios a su libertad.

La esclavitud hasta la Revolución Francesa, era menos deshonesta que la actual. Tenía verdad en su concepto y el amo asumía la responsabilidad sobre la superviviencia de sus siervos.

Ahora eres esclavo en uso de tu libertad para serlo y además asumes la responsabilidad de la miseria que te procura el amo que te maneja desde los hilos que tú mismo te atas.

Estamos atrapados de puertas para afuera, y solo podemos ser virtualmente libres de puertas para adentro.