Intro

Intro

viernes, 30 de abril de 2010

ATEÍSMO PRIMITIVO


" Así, pues, en el Nirvana y en el Tao se trazaron los planes conforme a los cuales debe erigirse hasta el día de hoy toda construcción a la que quiera huir ante la voz del Dios verdadero el pensamiento sobre Dios. Sólo en ella se está a cubierto de esa voz, securus adversus deos tanto como adversus Deum.

Ningún camino lleva de vuelta desde aquí. La Nada es una estaca bien firme: lo que a ella se atiene ya no se puede luego apartar.

Y es sólo porque esta abstracción última respecto de toda vida divina resulta insoportable para el Sí-mismo vivo del hombre y para los mundos vivos de los pueblos, y, en consecuencia, a la larga, la vida siempre vuelve a predominar sobre la palidez de la abstracción que la rehúye; es porque, en resumen, el destino de los adeptos de Buda y Laotsé es que un paganismo pujante crezca sobre estos bloques pétreos e inmóviles y los sofoque, por lo que los oídos de los hombres consiguen, incluso en semejantes territorios, volver a percibir las voces de las que un día aquellos hombres se ocultaron en los espacios perfectamente insonorizados del Nirvana y del Tao.

Pues sólo allí donde hay vida, así sea vida enemiga de Dios y borracha de Dioses, encuentra eco la la voz del Viviente. En el espacio vacío del no-pensamiento al que se retira huyendo la angustia por Dios que no ha tenido el valor de ser temor de Dios, esa voz resuena en el vacío.

Aunque los Dioses del mito no hayan vivido fuera de su recinto amurallado, con todo, vivían. El Dios de la India y el Dios de la China comparten, incluso ya antes de su última volatilización en Nirvana y Tao, la debilidad de los Dioses del Mito: la incapacidad de ir más alllá de sí mismos.

Pero les son infinitamente inferiores porque se quedan a medio camino hacia la vida, por su falta de fuerza para aquello que respiran poderosamente los Dioses del Mito: la vida.


Franz Rosenzweig. "La Estrella de la redención"
Ediciones Sígueme. pág 77.

6 comentarios:

Carlos Suchowolski dijo...

Tiene su fuerza, básicamente musical, pero al ser texto, algunas cosas me chirrean, me resultan contradictorias, incluso retóricas. Creo que me sucede cuando el autor se desliza fuera de la poesía sentida y conmovedora (en potencia o intención) y se pasa a la moraleja. Sucede muchas veces cuando de repente pesa la intención de "trasmitir" ideas... Hay párrafos que suscribiría, y otros que rechazo, en concreto: que la angustia humana refleje cobardía ante... "el temor", al margen de que ello implique dar por existente, aunque sea en la mente pero "objetivizadamente" si cabe, a un Dios que se sugiere que ha sido creado por el hombre en razón de la angustia vital, para poner Vida en un plano más alto que el de la absurdidad del mundo, que es donde realmente y únicamente ha emergido y se ha hecho inamovible...
(No me extraña que la lectura confunda o de lugar a muchas lecturas y... al silencio de tus lectores)

Dhavar dijo...

Claro, claro, es enormemente denso, como todo el libro - que voy mascando a trocitos desde hace un año o así- , y lleno de fuerza y, sobre todo, me atrae por las enormes avenidas que dibuja, fuera de debates ya gastados.

Sin embargo, aunque aún no he acabado, si he dado saltos hasta el final, picando aquí y allá, y no veo el detalle fenomenológico, por decirlo así, de la Revelación.
Strauss se queja igualmente por ello.Y por ello no se ve como distingue esa experiencia de "oír la Voz" de un tú, un pura libertad personal al final de todo, encarnada luego en un corpus histórico específico, de , precisamente la experiencia del Satori o el nihil incognitum de Angeles de Foligno, que parte de nuestra tradición.
Y,quizá, hay un error histórico, al menos para la cosa India, cuya experiencia parte de una muchedumbre de Dioses del mito que Sakyamuni deja de lado para remontarse al quicio donde bailan todos los místicos.
Aunque desde la moderna asunción accidental de lo oriental, esa huida hacia lo místico elemental tiene en muchos casos el aspecto de verdadera huida, un dejar de lado en busca de consuelos aparentemente mayores, no sujetos a la terrible libertad del dios personalísmo de los desiertos.

Respecto a mis lectores, hubo algunos, pero como casi no escribo desde hace un año, pues no hay, salvo tú y un par más.

Abrazo

Carlos Suchowolski dijo...

Pues que te apetesca. Yo rumié el de Strauss sobre el enfoque medieval de Maimónides y los filósofos árabes y tengo en el borde de la estantería más próxima un estudio de Mary Douglas (antropóloga social) sobre el Levítico y los estilos de pensar. Pero antes y apenas acabe lo poco que me quedaba (poco más que el epílogo) de "Galileo cortesano" (¡una joya "reveladora", je...!) paso a un tocho de Historia Medieval. Así que, ya ves... de locura.

Dhavar dijo...

Eso de Galileo Cortesano tiene buena pinta.¿Me podrías dar los datos completos para buscarlo?

Carlos Suchowolski dijo...

¡Es fundamental! Encantado de que lo leas ahí van los datos:
"Galileo cortesano. La práctica de la ciencia en la cultura del absoltismo", de Mario Biagioli, Editorial Katz, 2008. Y te da alguna bibliografía (de la abundante que cita) que también te invita a seguir (yo ya tengo, para después de la Historia medieval, un estudio del Levítico de una tal Mary Douglas que tomé de ahí).
En fin, buena caza de "dolorosa" conciencia.

Dhavar dijo...

Carlos:

Muchas gracias

Abrazo