Intro

Intro

lunes, 17 de marzo de 2008

SISTEMAS EDUCATIVOS: Las Iniciaciones



Los pueblos antiguos tenían un concepto de la educación extraordianariamente agudo y, sobre todo, eficaz.

El objetivo de la educación era la formación de la personalidad, es decir, hacer hombres valerosos, audaces, templados, veraces y, sobre todo, capaces de enfrentarse a la muerte y al dolor.

Como no eran capaces de engañarse a sí mismos de la forma en la que hoy nuestra desarrollada civilización nos permite, eran plenamente conscientes de la necesidad de "iniciar" a los jóvenes en los misterios del dolor, el terror y la muerte, de forma que pudieran salir airosos de dichas pruebas cuando la vida les enfrentase a ellas, lo que ineludiblemente les iba a suceder.

Su genio estribó en el desarrollo de un método sistemático de realización medida y "repetible" de dichas experiencias extremas, en el que nuestros ancestros revelaron una perspicacia y profundidad psicológica realmente extraordinarias. Claro que, en aquel tiempo, cuando la distancia entre cuerpo y palabra era igual a cero las condiciones facilitaban enormemente esa profundidad e intelección directa en las cosas.

El joven que de forma comunitaria, estable y organizada, se hacía uno de este modo con la totalidad de experiencia acumulada en los siglos por su tribu, mediante un sólo golpe en sus entrañas, sin debates innecesarios ni argumentaciones de papel, accedía directamente a la plenitud de la conciencia de una forma que hoy sólo podemos barruntar vagamente cuando reflexionamos sobre los perdidos sistemas ascéticos y místicos de nuestro pasado reciente.

Y con una diferencia esencial. Era ésta una ascesis común, política en el sentido primario en el que la formación de cualquier polis en su origen está fundamentada en la unidad con los vivos y los muertos, con el cielo y la tierra, con el cuerpo de dicha comunidad.

La ascesis y mística que hemos heredado representa exactamente lo contrario, es la propia del hombre que se exilia de la comunidad y se abisma como particular en la experiencia fundamental.

Ahora bien, nosotros ¿ya no morimos? ¿Ya no tenemos experiencias de terror, de enfermedad y de muerte? Acaso no se las ocultamos a nuestros jóvenes con la promesa de que "hay- habrá quizá- solución para eso"? No hemos puesto el acento de la educación en la escritura ,sobre la masa informe de una personalidad librada al azar, de una ingente cantidad de información perfectamente irrelevante para que dicho joven se alce con el dominio de sí en el enfrentamiento con los demonios de la vida?

Qué preparación se les da para eso? Que ascesis fundamental, basada no en teorías ni relatos, sino en Iniciaciones directas y completamente reales? La repuesta es ninguna.

Y lo asombroso es que todos aún sabemos que sólo se "abren los ojos" cuando se pasa por esas pruebas extremas, que los mitos antiguos todavían conservan en forma de fábulas.

Y no parece nada exagerado considerar que existe un auténtico hilo rojo entre el aumento de los llamados "trastornos" psicológicos entre la población , precisamente, de la parte del mundo menos expuesta a dolores y pruebas, y la ausencia de un sistema organizado y común de descubrimiento y dominio del verdadero ser en la educación, que organize el paso a la vida adulta o de ojos abiertos con todos los recursos dispuestos, en vez de con el amargo y nunca terminado proceso de desprenderse de las "mentiras iniciales" que signan indefectiblemente la generación de la neurosis cuando somos alcanzados por la vida y sus exigencias.


.

19 comentarios:

Carlos Suchowolski dijo...

Sin duda así eran las cosas, pero tal vez lo siguen siendo "subterráneamente" por así decirlo (y sin connotacione spublicitarias, eh!). Los pequeños grupos, donde aquello sucedía como bien has señalado, siguen existiendo en la sociedad humana complejísmoa de hoy de la misma forma que el cerebro del lagarto en el humano. Está arrinconada. pero puede saltar. Sin duda, por falta de experiencia, se estrellará impotente, pero podría repetir la Historia. Pero... ¿vale la pena desearlo, se puede pedir, o simular en un cotexto en el que eso es "imposible" o "poco viable"?

Yo creo que estamos también tan atrapados (en un aspecto) como entonces por los mitos. Ahora el mito es la tecnología y la ciencia de la que esperamos incluso la inmortalidad (dije "en un aspecto" porque esta perspectiva de la ciencia podría ser real, incluso para darle al ser humano futuro esa inmortalidad... que ni tú ni yo veremos, eso está claro...)

Me preunto entonces, ¿no estaremos, tú, yo y los de nuestro grupo, queriendo un mundo que será de otros de cualquier manera y como lo re-construyan otros?

No sé, son meras reflexiones en público que me resultan paradigmáticas y no podría decir para qué sirven. Te dejo con ellas, amigo, y me vuelvo a mi mundo postmoderno "natural" a ver una peli en la tele (¡menudo lenguaje troglodita, ¿verdad?!

Ignacio dijo...

Tengo la impresión de que eso de a preparación al dolor y demás es una leyenda, más que otra cosa. Uno se preapra porque va viviendo y eso lo tiene la vida, pero no creo en la curuelad o los mitos sobre la educacion en Esparta y a la roca Tarpeya más que como metáforas.
La educacion es el aprendizaje de la conducta y el comportamiento para estar en la sociedad, nada más; todo lo otro adornos inutiles que engañan más que aclaran.

Persio dijo...

Supongo que ahora se combate de otra manera. De una manera tan indirecta que a veces ni nos enteramos.
Los fantasmas acuden al sofá.

Carlos Suchowolski dijo...

Tras detenerme en el post de Germánico sobre su cuñado y enterarme de lo de tu hijo sobre cuyo periplo no conocía detalles, comprendo el sentido de tu referencia a la "preparación". Me alegro de que todo se haya superado. Tal vez nunca estamos del todo preparados aunque sí lo estemos para prepararnos.
Ante lo individual ningún drama universal importa seriamente salvo cuando el primero parece lejos.
Un abrazo y a ver si conozco a tú hijo algún día.

Gwen dijo...

Estamos preparados para el dolor. No creo que haya padre o madre que pueda prepararte. Y no lo sabes hasta que llega y lo superas o te quedas por el camino.

Dhavar dijo...

Carlos:

Está claro que no pueden reconstruirse tal cual.Pero la idea principal, es decir, una educación centrada en la formación del carácter y no en la información me sigue pareciaendo válida.
Y el carácter se forma y se prepara con "pruebas" - y una prueba es una experiencia de dificultad cuando menos, y dónde te te tienes que jugar algo real.
POr supuesto que el mundo delmañana lo harán otros.Pero siempre a partir de lo que las generaciones anteriores le hayan legado.Estoy hecho todo un Perogrullo, hay que ver.

Dhavar dijo...

Ignacio:

No eran leyendas.Hay constancia de que eran reales.Y lo que digo es, precisamente, que esa educación para estra en sociedad hoy no se hace.Lo esencial, el desarrollo de la voluntad, el valor, la energía, los hábitos intelectuales, etc, no entran para nada en la educación.Todo es arrojar datos y más datos sobre un cuyo desarrollo se deja al azar, y que se estrella indefectiblemente cuando entra en esa sociedad.

Dhavar dijo...

Persio:

Confieso que no te he entendido.Pero creo que está claro que hoy en nuestra educación no hay nada ni remotamente parecido a la idea antigua que reflejaba el sistema educativo mediante iniciaciones.

Dhavar dijo...

Carlos:

Nunca estamos totalmente preparados para nada.Por eso hay que prepararse siempre, precisamente.

Dhavar dijo...

Gwen:

Sí, pero si te fijas en quién "pasa el corte" y quién no, en su tipología previa, verás que sí hay anticipación y desarrollo "por etapas y gradual", y sobre todo una disponibilidad para la superación, para el valor y el "non serviam", que es el núcleo de la educación a la que me refiero.

Gwen dijo...

Pero eso no se enseña a todos y cada uno de la misma manera con un "selectividad del dolor físico y moral". No me seas simplista...
Por eso se aprende sobre la marcha.
Y muchas veces los menos candidatos son los que pasan la prueba real.

Dhavar dijo...

Gwen:

No creo ser simplista, y nada en lo expuesto permite afirmar que sostengo que a todos se les enseñará de la misma manera.No obstante, por afinar, lo único irrepetible en cada uno es su puro ser, su número.No hay rasgo individual único.Cuanto más único , más común a todos es.

Clandestino dijo...

"Un Hombre llamado caballo" Magistral Richard Harris.

En el mismo momento en que se justifica como necesaria una regulación de normas y leyes penales, que protejan al niño de sus padres, y otras que propicien o incite a la ruptura matrimonial, se produce un corte mortal para el futuro de nuestros hijos.

El estado se arroga el derecho de tutela sobre las nuevas generaciones, rompiendo el núcleo familiar y debilitando los vínculos entre sus componentes más afectos. Se erige en tutor paternalista del niño que inevitablemente ve a sus progenitores como el enemigo a batir y no el ejemplo a remedar, zafándose de la inevitable disciplina inherente a todo proceso de educación, en la responsabilidad y el esfuerzo, y que solo unos padres pueden administrar con el cariño, eficacia y rigor para el interés de su hijo.

Así se refuerza el vínculo y su lealtad al estado-izquierda, que desde ese momento lo utilizará como individuo dependiente, que si se somete vivirá, si no vegeterá en la precariedad de su desamparo y repudio. Subliminalmente desautoriza a sus padres como educadores y a sus maestros como sus enseñadores. Permite el libertinaje y los vicios necesarios para convertirlo en un zombi lejos de la necesaria autosuficiencia que garantice su autonomía, forme su personalidad y carácter. Una víctima, votador leal a sus verdugos.

El acosos a la enseñanza privada y a la Iglesia, como inevitable transmisor de valores, evidencia sus planes de adoctrinamiento en el pensamiento único donde todas sus ambiciones queden justificadas con vaguedades vomitadas por sus relativistas desalmados.

Lianta dijo...

He leido un post en el blog de germanico y......... bueno te he dejado algo alli.

Saludos

Dhavar dijo...

Lianta:

He entrado en La Nueva Ilustracion Evolucionista y en Lidiando con la Fatalidad y no he visto el comentario tuyo.¿Dónde está?

Lianta dijo...

Lidiando con la fatalidad----> Ánimo Frank.
Es una cosa pequeñita :)

Saludos

Dhavar dijo...

Clandestino:

Muy buena descripción del Programa oculto del Progresismo.

The sea, the sky, the dust dijo...

Gran reflexión. Con eso se confirma mi teoría: no he nacido en la época apropiada.

Anónimo dijo...

esto es una mierda