Intro

Intro

lunes, 11 de febrero de 2008

LA C.P.U. DEL PROGRESISMO



I. LA SEGUNDA REALIDAD

"Lo que caracteriza a la izquierda postmarxista, junto con la demonología de la dialéctica fascista- antifacista es la "segunda realidad", que consiste en un rechazo sitemático a percibir la realidad, a causa de una búsqueda de trascendencia a través de una convicción política. Lo sintomático de esta característica consiste en enfocar las cosas a través de una especie de hendidura en un acorazado por donde se captan solamente las facetas arbitrarias de la realidad.

De este modo, para la izquierda postmarxista cualquiera que rechace sus programas es un extremista de derecha y un fascista que planea tratar a las minorías del Tercer Mundo, a los homosexuales , transexuales y mujeres del mismo modo que lo hizo Hitler con el pueblo judío europeo.

Si bien esta izquierda lucha por permitir la inmigración sin restriciones desde el Tercer Mundo hacia Europa, el matrimonio homosexual y la construcción de mezquitas con los impuestos de los contribuyentes europeos, se mantiene implacablemente hostil hacia quienes piensan de modo diferente, y sitúan los orígenes de esta desviación en las simpatías fascistas."


II. LA RELIGIÓN POLÍTICA


"La izquierda postmarxista representa una religión política diferenciada. Debe entenderse como un supuesto sucesor de un sistema de creencias tradicional, parasitario de los símbolos judeocristianos pero equipado con sus propios mitos transformacionales y su visión del fin de la historia.

En ella, el antifascismo aporta a dicha izquierda el criterio esencial que permite distinguir el Bien del Mal.

En este nuevo credo, la tolerancia, entendida dentro de la clave multicultural, consiste en una glorificación de lo extranjero y sobre todo de lo antioccidental, y resulta algo muy diferente de la cortesía hacia los forasteros.

Se trata de la expresión de un rechazo ancestral, como el celo de aquellos romanos que para unificar a la incipiente Iglesia se pusieron totalmente en contra de toda su herencia pagana.

Aunque tarde o temprano el critianismo terminara por aceptar al sistema imperial, la religión política multicultural no puede avenirse con aquello que no es capaz de transformar. Al igual que el marxismo, imita al cristianismo hasta el punto de hacer una adaptación de las principales experiencias cristianas. La izquierda postmarxista tiene su propia versión de la metanoia, la experiencia de conversión del pecador arrepentido, que por lo que se sabe, está ahora a la espera del "fin de la Historia", donde las doctrinas y símbolos cristianos se han trasladado a una cultura de la culpa y la penitencia occidentales".


III. EL PARRICIDIO

"Esta izquierda trasciende los movimientos totalitarios del pasado al rechazar de forma enérgica la herencia cultural e histórica de Occidente.

Ya no se trata de la ayuda al extranjero, o de la evaluación caso por caso de trabajadores cualificados. Lo que se debe recalcar es el deseo frenético de repoblar Occidente con inmigrantes no occidentales, algunos de los cuales son inequívocamente hostiles, y la propensión a exaltar lo no occidental como una suplencia del empobrecimiento moral y espiritual de Occidente.

En la persecución de este fin ha utilizado el poder periodístico, judicial y burocrático para destruir cualquier tipo de autoafirmación de la conciencia occidental y de la identidad nacional europea.

Si bien se trata de una izquierda menos violenta que otras desde el punto de vista político, es más radical a nivel cultural y social. Por ello, a corto y medio plazo, esta izquierda no está dispuesta a dejar de lado el multiculturalismo, ni a renunciar al antifascismo, uno de sus elementos definitorios, que actualmente aparece como sinónimo del multiculturalismo".


IV. LE DOUX DESPOTISME


"El ascenso y éxito de la agenda postmarxista ha sido producto, entre otros factores, del debilitamiento de la sociedad liberal burguesa y de su sustitución por una democracia adminsitrativa.

La consolidación de un Estado Gerencial , que apela al ideal del servicio a la comunidad y a una gobernabilidad "científica", ha sellado el destino de la sociedad que tomó a su cargo.

El nuevo régimen ha asumido las funciones de la familia victoriana, ha mediado entre padres e hijos y en los conflictos conyugales, y finalmente se ha hecho responsable de una sociedad de consumidores desarraigados y libres.

La izquierda postmarxista representa la política en una dimensión más radical, en la que las lealtades de clase tradicionales se han desintegrado.

Los conformación de los gobiernos de esta nueva cultura política por medio de una élite posliberal ha acelerado el movimiento hacia una nueva cultura política, en la cual, los administradores, operando conjuntamente con los medios de comunicación y la judicatura, se han ido desplazando desde la provisión de servicios sociales hacia el respaldo de estilos de vida y acitudes posburguesas y posproletarias.

Esta élite y sus aliados han conformado una ideología izquierdista que ya no es marxista, y que ha impuesto su propia modalidad de política sacra.

La antigua conciencia izquierdista ha cedido el paso a una izquierda multiculturalista constituida sobre la base de la preeminencia de los funcionarios estatales, de los innovadores de los estilos de vida y de aquellos que están a favor de la remodelación de Occidente a partir del tercer mundo".


La extraña muerte del marxismo. Paul Edward Gottfried. Ed. Ciudadela.

22 comentarios:

Schwan dijo...

Estupendo análisis. Yo acabé de leerlo hace unos días, y comenté una pequeña entrada en mi blog. Pero, ni mucho menos tan completo como el tuyo.

Lo considero un libro de lectura imprescindible.

Dhavar dijo...

Schwan:

Sí, es un texto muy clarificador.

Mary White dijo...

Que bien traído, Dhavar.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Me gustaría creer que la izquierda actual piensa, aunque fuera mal. Me parece que se le buscan argumentos a un comportamiento visceral y teñido de inconsciencia simplista. Estoy pensando al menos en algunos ejemplos.

Caballero ZP dijo...

Muy completo Dhavar y por supuesto de imprescindible lectura.
Saludos

Dhavar dijo...

Luis:

Cuanto más acrítico,inconsciente y automático es el pensamiento y la conducta tanto más es el producto acabado de una ideología.

Carlos Suchowolski dijo...

Si no se descubren (detectan y destapan) los elementos del proceso que lleva a un fenómeno como el de la ideología de la "izquierda" actual así como de cualquier otra, pasada o contemporánea, las definiciones acaban "oliendo" aunque sea parcialmente a dogma y así son tomadas. Considerando que se queda un poco a medio camino en cuanto a dar esa fundamentación, te recomiendo un ensayo muy interesante que describe los hitos que ha seguido el proceso del pensamiento desde la Ilustración hasta los 90. Lo recomiendo seriamente como una aproximación al problema un tanto más genealógica que la expuesta en el extracto de P.E.G. que reproduces. Me refiero a "La derrota del pensamiento" de Alain Finfielkraut, Anagrama, 1987. Espero que lo puedas encontrar aunque sea de segunda mano.
Por mi parte observo coincidencia de diagnóstico, pero detalles demasiado adjudicados a una "voluntad" que no queda explicada. Y creo precisamente que en la explicación se encuentra el meollo de este y otros fenómenos similares que no son sino diferentes banderas de grupos enfrentados útiles para distinguirse unos de otros, para aglutinar al propio ejército y por fin para aniquilarlo. En lo inmediato y en lo que hoy nos rodea, se añaden circunstancias simplemente... álgidas (hechas álgidas, además). Pero esta es otra cara del tema un tanto más allá de las generalidades que estamos tratando, de lo que he intentado responder en un comentario a propósito de "uno de Almería" tras el post de Lady Godiva sobre la prostitución que seguramente leerás y que sólo son algunos brochazos gordos en respuesta a amenazas de garrotes sin pelos.
Un saludo.

Mary White dijo...

Qué tipo el de Almería... No merecía una respuesta elaborada, Carlos. Solamente trataba de provocar y ahí prefiero no darle el gusto.No he podido evitar responder al del otro post (el de la Iglesia)... me ha llamado "hija del demonio" y me ha dicho que me voy al infierno.Hacía mucho tiempo que no me decían algo tan tierno...

Dhavar dijo...

Suchowolski:

Gracias por recordármelo.Lo leí hace mucho y aunque ya no lo recuero bien,me parece recordar que sí es pertinente.Lo voy a releer.
En todo caso, no hay equivalencia entre unos y otros.El pensamiento político fundado en la distinción de Hostes-no hostes es el núcleo duro de la ziquierda, si me apuras desde Platón.E incluyo en esa izquierda, expresamente, a Carl Scmidt, a hegel, a Marx y a Hitler.
La tesis tan cara a la tradición liberal como V.Mises, la del "revolt agiasnt reason" no es una oposición irracionalista, sino una expresa voluntad de negación de la realidad, lo que es algo muy distinto.
En todo caso, gracias por la referencia y por la atenta lectura.

CLD dijo...

Interesantísimo este libro, no lo conocía. En efecto, el problema no es tanto la ideología posmarxista en sí, sino el éxito infiltrador que ha tenido (en los profesores, pedagogos, periodistas, jueces, funcionarios). Da miedo.

Carlos Suchowolski dijo...

El éxito se lo dio el "descubrimiento" de (a) un estereotipada masa de la población como supuesta "humanidad en potencia" y (b) la supuesta capacidad de la intelectualidad para "representarla" representando "así" a la humanidad.
Esto une a Rousseau, Mill, Hegel, Marx, etc. en una irregular, confusa, incoherente, contradictoria, etc., marcha hacia el poder. Otra corriente, que "curiosamente" surge en un país más débil o más a la cola en el proceso como Alemania, con Joseph De Mestre y el romanticismo (¡qué casual, el de "todos los revolucionarios"!) y que pasa luego por el anticolonialismo tercermundista, el stalinismo y el fascismo, cada uno adecuuado a su relaidad como formas de los imperialismos de segundo orden (colonialistas para con sus vecinos y no "exportadores de capitales" que no es lo mismo) adopta como "su humanidad" a otra entidad "el pueblo" o "nación" (Stalin representa el paso de "clase obrera" a "nación socialista" pasando por el interregno de confusión bolchevique previa; y es eso lo que acerca tanto a este y a Hitler... si no fuera por la pesada herencia del primero, tan molesta para el segundo, y los intereses territoriales enfrentados...) Bueno, lo de "molesta" sin duda se hubiera podido superar como se superó el desprecio lumpen por la aristocracia japonesa... dicho sea de paso.
Pero la pérdida de peso que da lugar al "posmarxismo" es para mí una muestra de la consolidación de la burocratización en el primer mundo SIN revolución SINO a base de la progresiva e imparable (e inevitable) apropiación de esos territorios internos que son Las Instituciones. El "bolchevismo" más tradicional se arrincona en la periferia e incluso allí, ahora, se recompone en la misma dirección. En fin... el tema da para bastante más... y ya me he extralimitado.
Un saludo.
Ah, una cosa: insisto en que este fenómeno, desde mi punto de vista, afecta a toda la intelectualidad, aunque sea en menor medida (tal vez circunstancialmente). Así que cuidadín... el liberalismo no es ninguna vacuna sino otra manifestación (hoy más sana circunstancialmente) del mismo fenómeno.

Ah, y Mary: la primera en intentar explicarle algo fuiste tú (me refiero al sanscoulot de Almería, claro) Y me indigna que cosas tan pobres sean contestadas mientras que a veces otras pasen sin comentarios. Yo también caigo en esos errores...

Dhavar dijo...

Suchowolski:

Sí, todos parten de:lo que el hombre es no se sabe, pero se mostrará cuando hagamos la parusía aquí y ahora-por "ahora" vale cualquier longitud de tiempo finito, clausurado.

Pero no veo el liberalismo partir del mismo lugar, aunque reconozco que todavía sé poco de sus orígenes.¿por qué no haces una entrada aclarando este punto?

Carlos Suchowolski dijo...

Estoy en ello, estoy en ello... Tengo algunos posts preliminares dispersos.
Por cierto, debo disculparme ante todo por correr antes demasiado "con la pluma": debí de cir Herder al referirime a los comienzos del romantisismo alemán, por supuesto, vaya lapsus, que fue seguido luego por De Maistre, etc. etc.
Y volviendo a lo primero, en todo caso me vendrían bien unos cuantos contrastes "desinteresados". Quizá podríamos establecer algún encuentro y hasta algún régimen de tertulias periódicas o irregulares... Nada orientado a cambiar el mundo ni mucho menos... justamente el impulso genético tipicamente intelectual que no dejará de movernos... un poco.

Paco Beltran dijo...

Dhavar,

Parece que el libro cuenta lo que efectivamente está pasando, pero discrepo de algunos aspectos de tu resumen.

1. Presentas, o coincides con el autor en hacerlo, a esa izquierda postmarxista como un grupo cohesionado que cuenta con un programa coherente y un plan para llevarlo a cabo. La realidad es que se trata más bien de un totum revultum de grupúsculos, inspiraciones y tipos de popularidad más o menos efímera, junto a análisis y diagnósticos más serios (frente a estos últimos vale la pena entrar en un diálogo).

2. Es cierto que los elementos más inteligentes de lo que llamas izquierda postmarxista intentan manejar o influenciar los mecanismos de poder estatal, pero eso es lo que han hecho todas las fuerzas sociales desde hace dos siglos, desde la consolidación de la monarquía constitucional. Todas. Antes de eso el único camino pasaba por la violencia -guerras y revoluciones-, un camino inútil hoy en día pero en el que se han quedado anclados los más tontitos del fenómeno que comentas, con su quema de contenedores y agit prop de andar por casa.

3. Pero que intenten ocupar el Estado no implica que lo logren, así que tampoco creo que exista una conjura judicial-gubernamental para imponer modos de vida a nadie, sino la acción de elementos aislados, con poca coordinación, que pugnan por imponer partes de su agenda en un entorno plural como el nuestro.

4. Así las cosas, yo creo que todo el esfuerzo de los que no estamos en las coordenadas que describes debe dirigirse a la defensa del pluralismo (que no es relativismo), en aplicar las leyes que lo consagran, en persuadir de los beneficios de la libertad a aquellos que aún los desconocen o no lo ven claro y en ayudar a salir de su cárcel (comunitaria, tribal, familiar) a los sometidos (al despotismo tradiciones, religiones o clanes), y aquí estoy pensando tanto en las leyes como en la educación y el mercado (socialización en el respeto al prójimo y el progreso personal a través del trabajo y la libre actividad económica).

Dhavar dijo...

Carlos:

Algún encuentro estaría bien, siempre es bueno encontrar gente con la que conversar. Para mí conocer y aprender es, ante todo, placer y ocio.Hacerlo periódico será difícil.Tengo una vida muy liada.

Mary White dijo...

Carlos, dije "elaborada", respuesta "elaborada"...

Dhavar dijo...

Paco:

Creo que he cometido un error.No he puesto comillas.Ahora lo corrijo. Aunque la agrupación esos cuatro puntos es mía, lo que se transcribe son citas literales del libro.No soy yo quién habla.Es Paul Gottfried.
Y, ya que hablas de "resultados azarosos", los datos históricos del libro contradicen ese punto de vista.Claro que hubo conjura, además explícita y declarada por los organizadores, empezando por el Instituto de Investigación Social de Frankfurt, el Programa de reeducación alemana, Adorno, Gramsci, el partido comunista francés e italiano,la socialdemocracia, la integración de los terroristas en el movimiento ecopacifista, etc.Salvo que exijas al concepto conjura una determinación excesiva, como si fueran unos atracadores de banco perfectamente coordinados, estamos ante una conjura cultural y política, un movimiento autoconsciente, nada de azares del destino secreto de las sociedades.

Carlos Suchowolski dijo...

Acabo de dejar un comentario a Beltrán, a instancias suyas (y sin duda mías que las debí provocar) y podría estar bien un cafecito. El tema me parece de una importancia capital (je...!) Yo estoy trabajando como dije antes en un artículo bastante largo sobre el tema.
En el asunto de detalle de "la conjura", decidme si no he conseguido describir la sitación actual en mi post "Leonas y leones" del año pasado. Para que no los busqueis, os copio el link:
http://unanuevaconciencia.blogspot.com/2007/03/las-leonas.html

Un saludo y para cuando quiera quien quiera y donde quiera.

Dhavar dijo...

Carlos:

Por mi parte encantado de aprender de vosotros.Porque yo no soy un intelectual, soy un abogado que se dedica a asesoría de inversiones inmobiliarias y de energía, un auténtico perro del capitalismo - eso sí, de momento nada forrado.

Aunque no podrá ser hasta dentro de un mes o así por un rpblema médico familiar grave.

Dhavar dijo...

Carlos:

He leído lo de Los Leones.Me parece que ya estamos a menos de 30 m. de ellos.

Carlos Suchowolski dijo...

Sí, más o menos 30. De "las leonas" (ojo, esto no es ningún tiro por elevación: es que las que cazan son ellas en su especie). En la sabana, son ellas las que cazan Zebras, en política los Zetas van a por los leones del Circus Maximus. Serán cosas de los mitocondrios.
Y nada, avisa en cuanto te liberes y quedamos. Hasta c.q. momento.

Carlos Suchowolski dijo...

Hola, no se si consigo avanzar en la "clarificación" del tema que llamaba "capital", pero aprovechando un comentario dejado en otro blog lo convertí en el post (breve) que me sugerías que escribiera. Prometo seguir abundando en el asunto.
Un abrazo,