Intro

Intro

domingo, 3 de febrero de 2008

HOMOSEXUALIDAD Y MATRIMONIO


Tras un acalorado debate con unos amigos homosexuales, varios de los cuales han quedado pensativos al respecto, expongo aquí mi tesis sobre tan discutido tema:

LOS HOMOSEXUALES NO TIENEN DERECHO NI AL MATRIMONIO NI A LAS LLAMADAS UNIONES DE HECHO.

Bien. Llegados a este punto, despejemos el camino para que pueda proseguir la argumentación: Soy un facha, homófobo, racista, católico, subnormal, reaccionario, hideputa y pederasta.Y, ademas, soy también homosexual, rojo, marxista- leninista y psicópata.

Una vez agotado el argumento "ad hominem", centrémonos en las razones, a saber:

1) La unión sexual homosexual, sea de hombres o de mujeres, es por su propia esencia NO REPRODUCTIVA.

2) Ninguna sanción moral puede predicarse de esa naturaleza.

3) Toda la regulación del Matrimonio, desde que el mundo es mundo, procede del dato esencial de la contribución a la perpetuación de la especie de dicha unión, esta si, esencialmante REPRODUCTIVA.

4) El corazón de dicha normativa es la institución de la herencia - y , posteriormente, las pensiones-. La idea, bastante obvia, es que deben protegerse y asignarse los bienes necesarios para que los hijos sean alimentados y educados, y la inversión realizada al efecto se apropie por los miembros de la familia que la ha producido.

5) Los homosexuales quieren "casarse" o "unirse de hecho" - hay que ser muy frívolo para juzgar este asunto como una "nomomaquia"-, para arrebatar en su favor una herencia y unas pensiones cuyo derecho a las mismas han generado otros.

Caso: Un hijo con amante homosexual premuere a su padre. Si se otorga el caracter de "marido" a dicho amante, y dada la regulación de la herencia, por la cual cuando no hay hijos corresponde en su integridad al cónyuge, dicho amante será el heredero de todo, arrebatando todo derecho al respecto al padre del premuerto, que ha dedicado incontables horas de trabajo, cuidados, inversión y gastos de todo tipo en criar y desarrollar la vida del que ahora muere sin descendencia.

Y dicho capital familiar - y social - es transferido a quién, por su porpia condición, nunca generará a su vez descendencia.

Como la unión homosexual es esencialmente no reproductiva, SIEMPRE se producirá esa apropiación de la totalidad de la herencia y las pensiones en virtud de dicha concesión de status de "casado" o "unido de hecho" al amante del hijo.

Si el hijo que premuere quiere recompensar el amor de su amante - o de cualquier tercero- siempre ha tenido la posibilidad de dejarle íntegro el tercio de libre disposición.

En resumen, no es por el hecho de que sea una institución basada en la unión sexual o en el amor por la que el matrimonio tiene la regulación que tiene, sino porque su fin es la reproducción y conservación de nuevos seres humanos y de la la sociedad que los mismos integran.

La unión homosexual también está basada en el sexo y el amor, pero, como es ESENCIALMENTE NO REPRODUCTIVA carece de todo derecho a participar de los beneficios y la regulación de la institución matrimonial.



42 comentarios:

Mary White dijo...

Si el hijo premuerto quiere a su padre puede hacer un testamento en el que le deje el tercio de libre disposición. ¿Y si el padre ha sido un cabronazo con el hijo?

De todas formas, en el caso de un matrimonio en el que ella, él, o ambos no pueden fisiológicamente tener hijos, y aún así deciden casarse ¿aplicarías el mismo razonamiento?

Tumbaíto dijo...

i.)¿Ha estudiado la reforma republicana de las costumbres de Augusto?

ii.) ¿Qué relación etimológica cree que hay entre "matrimonio" y "patrimonio"?

Aunque supongo que le importará un bledo también creo que es una estupidez el matrimoni homosexual. Equivalente a la maternidad de cónyuge masculino.

Igualmente, también creo que tiene razón en que tampoco tienen derecho a las uniones de hecho. Pero también aquí por diferentes motivos. Sencillamente porque esa patética institución tanto si se aplica a la unión de hombre o mujer como al resto me parece una interferencia estatal.

Paco Beltran dijo...

Lo que quería comentar sobre este post no cabía aquí, así que he publicado una entrada sobre la cuestión en mi blog.

Mary White dijo...

Dhavar, el "guante de Paco es este post:
http://usafari.blogspot.com/2008/02/on-marriage-and-homosexuals.html

Dhavar y punto dijo...

Mary White:

El derecho no se hace ni se funda en grados de amor ni de mal comportamiento.

El fundamento de la herencia que he señalado es el que obliga a la regulación que ha existido siempre.Los homosexuales, al no ser reproductores, no pueden tener derechoa ella.
Son ellos los que pueden cederse el tercio de libre disposición, y no al revés.

Dhavar y punto dijo...

Tumbaíto:

Ya discutimos en su día sobre la confarreatio.

En su día, cuando estudié Derecho Romano con Alvaro D´Ors estudié esta cuestion.

Conozco la etimología de matrimonio.Pero la cuestión no es lo que fueron unas instituciones, sino lo que son ahora.

Y estoy, precisamente, destacando el esencial aspecto patrimonial del matrimonio.Donde no hay patrimonio, no puede haber matrimonio, sin duda.

Yo también creo que la intervencióm, tanto de Iglesia como de Estado, debe limnitarse a la fe pública, y para eso ya tenemos los Notarios.
Pero esa es otra cuestión.

Fonseca dijo...

La pregunta es ¿Y qué más nos da si se casan o no? Puede que el matrimonio tenga un sentido, pero si los homosexuales quieren beneficiarse de las ventajas del matrimonio pervirtiendo esos principios iniciales es su problema ¿Por qué impedirlo? ¿En qué nos afecta? Mientras no tengamos que pagar los gastos, por mí como si se queman a lo bonzo (que no sabría decir si es mucho pero que casarse). Lo mismo digo para las parejas estériles o que no quieren tener hijos. O los matrimonios de conveniencia. O los de pega.



Fonseca

Dhavar y punto dijo...

Fonseca:

Es que sí pagamos los gastos, como puede verse en el caso que apunto.

Mary White dijo...

Dhavar,
¿y a mi por qué no me contestas con lo interesantes que son mis preguntas?

Paco Beltran dijo...

Dhavar, tienes toda la razon en que el derecho "no se hace ni se funda en grados de amor ni de mal comportamiento", pero lo que creo que te pregunta Mary (y yo también) es por qué tiene que obligar o favorecer una determinada distribución de la herencia contra la voluntad del finado. El derecho no es arbitrario, pero tampoco inflexible...

Desde el principio pensaba que tu argumento tenía que ver con una preferencia distributiva, y con la respuesta a Fonseca te descubres :) ¿Así que no te importa pagar impuestos para financiar las pensiones de una pobre (o rica) viuda y el favorable tratamiento fiscal de una herencia si la recibe un padre, pero te toca las narices si tienes que sufragar tales cosas cuando el beneficiario es la pareja masculina de un hombre?

Dhavar y punto dijo...

Mary White:

Sí te he contestado,un poco más arriba, aunque sólo a la primera parte, cuando digo que una regulación no se funda en grados de amor ni de mal comportamiento.Para el caso de un padre cabronazo ya existe la posibilidad de impedir que herede, en los supuestos que establece el Código Civil.

Respecto a los que no pueden tener hijos, no se aplica el mismo tratamiento, como le he dicho a P. Beltrán, porque la unión heterosexual es esencialmente reproductiva, en el sentido de que todo el mundo sin excepción viene de una de ellas, mientras que la unión homosexual es, por definición, NO Reproductiva, y nunca lo será.
Una unión heterosexual puede ser accidentalmente no reproductiva-y siempre puede adoptar-, por eso forma parte de la misma institución.
Y, como le he dicho a Beltrán, también están incluidas las parejas de hecho HETEROSEXUALES.
Lo que pertenece a otro planeta es la unión sexual no reproductiva, y no veo porqué, para reconocerles un respeto y una dignidad que se les debe en justicia-también como reparación a tanta injusticia sufrida- hay que hacerlo por la vía de unos derechos que no les correspoden, como a mí no me corresponden aquellos que se otorguen a las mujeres "qua" mujeres, a los habitantes de laponia "qua" lapones o a los jugadores de cartas"qua" jugadores de cartas.
De todas formas es gracioso comprobar cómo opera el "totalitarismo victimario"(Y no me refiero a tí, sino a las últimas líneas de la entrada de Beltrán):Una vez que un grupo ha sido calificado de minoría o víctima, sólo se pueden decir alabanzas de ellos y decir sí a todo lo que se les ocurra, o eres un x-fobo.
Es decir, hay que guardar con ellos la misma actitud que con un monarca absoluto.

Mary White dijo...

x-fobo... qué buen término.

Me quedo igual. No por tu explicación, que ha sido lo suficientemente clara (como siempre) sino porque lo que no entiendo es la raíz. Sigo sin entender que haya que ocuparse del patrimonio de personas que se han despreocupado del futuro de su familia y de su herencia. Entiendo que hereda el hijo-nieto... etc. Y, que siempre hay casos raros de gente que muere de repente sin darle tiempo a preparar nada. Tal vez los casos más raros son los que deberían estar regulados.

Y no entiendo otra cosa. A un matrimonio que no puede tener hijos les concedes (no tu, me refiero a tu interpretación) el derecho a adoptar porque fisiológicamente son un caso diferente, aunque la esencia de la pareja hetero sea la reproducción. A una pareja homo, que son un caso diferente per se, porque en esencia no tienen como función la reproducción, no se lo concedes. Si sacamos la "reproducción asistida" ya, para qué hablar... imagino que el tratamiento del tema si la mujer que tiene una pareja masculina, es absolutamente diferente que en el caso de si su pareja es otra mujer, por el mismo argumento...
Es decir, como todas las demás parejas hetero sí que tienen esa función esencial, ellas están autorizadas a tener esa "ayuda" o a adoptar.
¿Es así?

Dhavar y punto dijo...

Beltrán:

No sé qué descubres ni dejas de descubrir.
Ya he expuesto la razón por la cual sostengo que este - y hay más casos- es un ejemplo paradigmático de distorsión jurídica.

Se trata de un razonamiento sencillo:

-Las uniones heterosexuales son reproductivas.(por supuesto dentro y fuera del matrimonio)
-Para favorecer y proteger este hecho, se han establecido una serie de regulaciones e instituciones.

-Las uniones homosexuales no son reproductivas.
-No les corresponden las normas hechas para las reproductivas.

Y, si quieres compensación simbólica, no es este el camino.Tratar a lo distinto como igual es tan erróneo como tratr desigualmente a lo que es igual.Y si te paras a pensar un poco en las posibles aplicaciones a multitud de caso del argumento que defiendes, empezarás a ver claro.Hay muchos grupos de "víctimas" aguardando su hora.Y no todas son tan simpáticas como los homosexuales.

Por cierto, una de las ventajas de este tema es ver cúantas suposiciones no incluidas en el texto caen sobre el autor desde el paradigma dominante como que "tengo prejuicios" o "miedo a los homosexuales".

Dhavar y punto dijo...

Mary White:

Cuando digo uniones homosexuales incluyo a las mujeres, por supuesto.
Una unión sexual homosexual de mujeres tampoco es reproductiva.
Igual que antes, cuando señalé la existencia de la desheredación, te señalo ahora la de la inhabilitación por prodigalidad.
El fundamento de una institución o norma no varía por la menor o mayor vinculación con dicha institución.Para eso el derecho arbitra otras salidas.Un propietario de un terreno que odia y no cuida sigue siendo propietario del mismo, y no lo es su vecino, que lo ama en cambio tiernamente.

Por cierto, no pretendo que mi tesis no tenga puntos de fuga, pero creo que aguanta bastante bien en lo esencial.Mejor, desde luego, que la contraria, que todo el mundo supone "más humanitaria" y no sé por qué.

Y, efectivamente, el tema linda con el de la Adopción.Y no hace falta que diga que no les concedo a los homsexuales dicho derecho por las mismas razones.

Y, a todos los que "suponen" demasiadas cosas les aclaro que no soy católico ni creyente, y que tengo muy buenos amigos homosexuales- algunos, por cierto, de acuerdo con esto- y que la primera vez que me pelée con alguien fue porque había sido descortés con un homosexual.

En realidad se trata de un caso de algo más general que podríamos llamar "La violencia de las víctimas" o "La dictadura de lo minoritario" o "El capricho y la fuerza, hacia un nuevo no-derecho"

Caballero ZP dijo...

Dhavar ya veo que has levantado ampollas con tus palabras. Creo bastante acertada tu exposición, nunca la había mirado por ese lado.
Saludos.

Mary White dijo...

Dhavar,personalmente,me daría igual que fueras católico o mormón. El argumento es igualmente impecable, exento de prejuicios,y también, es la primera vez que lo leo. De ahí que pregunte.
Lo que quieres decir es que las uniones civiles no existen como rito del amor, sino que son una institución con un fin determinado, y carecen de sentido si desaparece el fin.
Mi opinión es sesgada,así que no tiene interés,pero tu argumento es de los mejores que he oído, sinceramente.
Ahora bien... el tema de la adopción... no lo veo. Una cosa es que "normalmente" los niños nazcan y se eduquen en el seno de una pareja unida civilmente (al menos civilmente, luego el que quiera que añada el rito religioso) y otra cosa es que esa sea la única opción. Se adoptan niños sin padres dispuestos a adoptarlos. Y en esas condiciones, si se trata de buscar quien los eduque, te aseguro que la unión hetero no asegura nada, ni la homosexual... depende de otras cosas distintas.

Mary White dijo...

Uy, perdón, debe decir "se dan en adopción niños sin padres dispuestos a educarlos".

Dhavar y punto dijo...

Mary White:

Yo planteo las cosas en sus principios, como le he dicho a Beltrán en su página.Estamos todos obsesionados con las soluciones y las eficacias.Eso es ingeniería social.Paso de la Ingeniería social.
La cuestión no es que "normalmente" los niños se eduquen en uniones civiles heterosexuales.
La cuestión es que todos los seres humanos del mundo "nacen" de la unión de padre y madre, y ningún niño del mundo ha nacido ni nacerá jamás de una unión de homosexuales, sean hombres o mujeres.
Por tanto, la carga de la prueba recae en ellos.Si han elegido ese estilo de vida, en el que la reproducción está ausente, que me expliquen por qué pueden adoptar.
"Es que lo deseo mucho" es la única respuesta que oigo.O pseudo razones prácticas del tipo "mejor con dos padres que en la inclusa",etc.
Y todo el mundo pasa por encima del derecho de todo ser humano a no nacer y ser educado en una ficción falsa y ridícula porque el capricho del que más grita es el nuevo derecho.
Esa es la cuestión de fondo, y no si desean mucho o muchísimo ser papás unas personas que han decidido adoptar una forma de vida que excluye por principio la reproducción, del mismo modo que yo no ando pidiendo para mí la "subvención a la madre trabajadora",- qué mas da, el nuevo hombre , como la nueva familia, también es mujer si se tercia, todo es flexible como el chicle-, ni tampoco puedo optar al derecho de todo "inuit" a un tanto por ciento del petróleo de Alaska salvo que me mude allí y me haga inuit.

Mary White dijo...

Ah,porque resulta que el homosexual elige esa forma de vida.. hmmm...
Es decir, perfecto si el señor X se casa con una señora previo pago,tiene un hijo con ella, se divorcia y los cría con su verdadero amor, el señor Y, porque mamá ya ha cumplido el trato y se va con su dinero a otro sitio. Eso es menos ficción que el que X e Y adopten directamente.

A mi tampoco me gusta dar la razón al que grita más, o que la razón sea "queremos compartir algo",siempre pueden comprarse un coche o tener mascotas.Un hijo es otra cosa. Pero eso lo aplicaría también a otros padres que tienen todo el derecho (desde tu punto de vista) a tener hijos y los desgracian, pero que "los deseaban mucho"...
Yo he visto un jabato criado por una cierva y sus crías,la naturaleza es rara ¿no?

Todo niño tiene derecho a nacer en la mejor de las situaciones... ya, pero resulta que hay muchos casos muy jodidos y lo de la inclusa es una ficción también.No es un hogar.

Si en vez de padres fueran tutores ¿te parecería mejor? ¿admitirías que un niño puede ser tutelado, educado y criado en un hogar formado por homosexuales, que no son sus padres, pero sí sus tutores?

Paco Beltran dijo...

No me obsesiona el consenso, todo lo contrario: creo que lo más usual es el disenso. Así está hecho el mundo. Sin embargo... de aquí ya no puede salir nada más. Mi posición es consecuencialista y la tuya tozudamente deontológica. Es extraño, porque los bloqueos se dan entre conflictos de principios esenciales (enfrentamiento de deontológicos) o en lecturas antagónicas de consecuencias (enfrentamiento de consecuencialistas), pero en estos casos "cruzados" se suelen producir avances provechosos para ambas partes. Yo intento ver el significado de tu argumento, pero no lo encuentro. Ni estoy de acuerdo con tu posición de partida ni creo que de una cosa se derive la otra necesariamente. Creo que mezclas principios y contingencias, anacronía e inmovilismo disfuncional (respecto a una institución y a una realidad social), y estos no son adjetivos huecos sino meditados. Te escabulles de mis preguntas, a veces con chulería castiza ("no sé qué descubres ni dejas de descubrir..."), pero éstas no son encerronas o ganas de marcarme tantos dialécticos (ya ves) sino dudas que me gustaría me resolvieses porque me impiden evaluar la coherencia de tus argumentos. Te quejas de ataques ad-hominem (no eran tales, pero en cualquier caso ahí está la aclaración en la entrada) pero no te das cuenta de que me atribuyes juicios ajenos. No te acuso de nada ni hago "suposiciones no incluidas en el texto", como crees; me ciño a lo que escribes.

Acabo mi perorata y, si no hay nada nuevo, también mi discusión sobre el tema. No he sacado nada de tus argumentos, pero será un placer (por lo menos para mí) reencontrarnos en torno a otras cuestiones.

Un abrazo

Paco Beltran dijo...

Mary, he leído tu comentario después de publicar el mío. Comparto totalmente tus dudas y las implicaciones de lo que planteas.

Dhavar, una pequeña cosa más: los homosexuales no "eligen" ser "así". Pregúntaselo a cualquiera de tus amigos gays, a ver qué te dicen.

Dhavar y punto dijo...

Beltrán:

Sí, es evidente que no nos vemos, y que el tema no da para más.

Saludos

Paco Beltran dijo...

Y se me olvidaba decirte que aprecio mucho tu participación (presente y, espero, futura) en mi blog, y el esfuerzo en hacerlo en (tu excelente) inglés. Saludos,

Dhavar y punto dijo...

Mary White:

Una vez más planteas cuestiones morales relativas a la autenticidad o no de la relación conyugal.Fina e imposible balanza para cualquier institución humana.

Tampoco entiendo que quieres decir con lo de dos tutores.Esa ficción embrolla aún más las cosas.
Yo ya no puedo añadir nada más.Honestamente, hoy no doy más de mí.

Beltrán:
Sabía que ibas a puntualizar lo de eligen mientras lo escribía.Elegida o no -quizá debamos abandonar la terminología relativa a las "opciones"-, el resultado es el mismo.
Otra cosa más:
Sí has intentado desacreditar mi argumento, en vez de refutarlo.Empezaste ,aunque luego lo niegues, por llamarme prejuicioso y con miedo a los homosexuales.
Y has terminado utilizando más adjetivos - eso sí, muy meditados-como inmovilismo disfuncional o anacronía, que, como es obvio, no atañen en absoluto a la argumentación, aparte de ser una cursilería pedantesca.

Dhavar y punto dijo...

Beltrán:

Me verás más veces por tu blog, salvo que me indiques lo contrario.Por cierto, por qué es en Inglés?

Tumbaíto dijo...

Lo que ahora hay es un sistema matrimonial arbitrario fruto de un estado demente. Que el matrimonio homosexual es una prueba de esa demencia, cierto.

Ahora bien, peor que eso es que la gente tolere que sea el estado haciendo uso de su arbitrariedad quien diga qué es y que no es matrionio.

Mary White dijo...

Dhavar,estas cosas no son fáciles.

Dhavar y punto dijo...

Mary White:

Ya, ahora lo que me gustaría a mí es que los partidarios esgrimieran sus razones, cosa que nunca hemos visto.

Se han limitado a "gritar e intimidar" - el mov. gay es uno de los pilares del posmarxismo desde los 60- diciendo "Tenemos derecho y por eso lo pedimos" o "Lo pedimos porque tenemos derecho".
Pero sus razones permanecen inéditas.

Dhavar y punto dijo...

Tumbaíto:

Ya hemos hablado de eso en otr ocasión.Sobre todo tú con ¿Clandestino? No recuerdo bien.
Estoy de acuerdo, lo que incluye que las formas religiosas de matrimonio también se mantengan en la esfera privada, sin que elEstado les reconozca "efectos civiles".

Mary White dijo...

Dhavar, razones tienen, otra cosa es que sean poco convincentes o que estén poco fundamentadas.
No puedo evitar pensar que parte de la responsabilidad de que los gays tengan esa idea errada acerca del matrimonio civil se debe a que los heterosexuales que se casan en su mayoría no saben tampoco cuál es el fundamento o la base de ese contrato. Y firman como quien firma la cuenta en un restaurante sin irar qué te cobran, un contrato matrimonial. (Con lo doloroso que es deshacerlo después si sale mal). En lo que se ha convertido esa institución en nuestros días da asco y, desde mi punto de vista, explica que determinados "colectivos" la usen también (¿por qué no? ya puestos, aqui todo vale...) y la reivindiquen a codazo limpio como quien va a las rebajas...
En fin, forma parte, junto con mil cosas que todo el mundo hace porque sí, de los motivos por los que cada vez más pienso en desaparecer en unos años (pocos, espero) y vivir a mi aire.

Tumbaíto dijo...

¿Por qué en la esfera privada?

Dhavar y punto dijo...

Mary:

Sí, la invisibilidad es un sueño permanente (Y fiscalmente factible!)

Dhavar y punto dijo...

Tumbaíto.

porque el matrimonio celebrado dentro de una confesión religiosa es tan privado como cualquier otro.

Tumbaíto dijo...

Bueno... También es un acto público con efectos erga omnes.

Dhavar y punto dijo...

Tumbaíto:

En ese sentido específico de público, así es, en la medida en que, en España, los Notarios son funcionarios públicos - no es así en todos los países.
En todo caso, la Fe pública como tal, si no es requisito para la validez - como ocurre hoy con las constituciones dotales o la hipoteca-deja íntegramente el negocio al arbitrio de las partes, y sólo a efectos de prueba y por tanto oponibilidad erga omnes se estaría utilizando un servicio público, por tanto estatal (pero, repito, eso es aquí, en España, no en todas partes)
En todo caso, siempre cabe también aquí oponer un contrato privado a terceros si el conjunto de la prueba lo permite.Aunque no es fácil.

Anónimo dijo...

1) La unión sexual homosexual, sea de hombres o de mujeres, es por su propia esencia NO REPRODUCTIVA.

Las uniones homosexuales sí son reproductivas; simplemente no media la cópula. La fecundación in vitro o la maternidad subrogada son opciones reproductivas perfectamente viables dentro de nuestro contexto social para traer una nueva vida al mundo.
La legislación no puede cerrar los ojos ante las nuevas realidades sociales que poisibilitan las nuevas tecnologías reproductivas. La cópula ya no es la única manera de acceder a la paternidad (social, si es genética es otro problema) En realidad nunca lo fue. La institución de la adopción está ampliamente extendida en el registro etnográfico y es una constante en nuestra historia.

Por otra parte, las relaciones polígamas son estrictamente reproductivas (en el sentido que tú le das al término) y sin embargo nuestra legislación vigente no las permite. ¿Paradójico?, ¿no resulta arbitraria la manera en que organiza la filiación nuestra sociedad?. esto entronca con el segundo punto:

3) Toda la regulación del Matrimonio, desde que el mundo es mundo, procede del dato esencial de la contribución a la perpetuación de la especie de dicha unión, esta si, esencialmante REPRODUCTIVA.

Ya desde la teoría de la alianza de Levi Strauss, véase "Las estructuras elementales del parentesco" (1949, por cierto)queda en entredicho tal posicionamiento. Las normas que regulan el parentesco en la sociedades simples -en las que ese mundo al que te refieres con la expresión "desde que el mundo es mundo" sigue presente- atienden a tantos otros motivos más allá de la organización de la filiación y herencia (postura que defendiera Radcliffe Brown allá por los cuarentas; como verás, nihil novum sub sole); el parentesco obra como una institución "total" (por decirlo con M. Mauss) que organiza a la sociedad en su conjunto. No hay nada mejor para ver la inconsistencia del argumento naturalizante de la organización del matrimonio heterosexual como regulador de la herencia del padre biológico y social (por no hablar de la inoperacia teórica de recurrir a la acepción etimológica del término parentesco; esto va por otros)que acudir a las sociedades matriliniales (por hablar de un clásico, los habitantes de las islas Trobriand de Malinowski) donde los hijos de una señora heredan las propiedades de el hermano de su madre, quedando el padre biológico y social fuera de la ecuación.

No es que yo quiera rehacer gozosamente la legislación vigente a la manera de un ingeniero social al uso. Soy consciente de las limitaciones culturales y del valor de lo consuetudinario. Máxime en sociedades como la nuestra, que aprecio y defiendo. No obstante, las sociedades cambian, y en esa dinámica debemos de hacer lo posible por reajustar nuestro punto de vista a las nuevas realidades. La homosexualidad no es algo nuevo, y desde luego no es una "opción". Sí lo es su carater reproductivo (no así su carcater socio-educativo: siempre existió la posibilidad de adoptar) y estimo que una buena manera de abordarlo es la legalización de matrimonios y adopción homosexuales que se viene llevando a cabo. Hay muchos puntos de vista razonados para oponese, pero me temo que no son precisamente los que expones.

Andrés H. Gil von der Walde

Dhavar y punto dijo...

Andrés Gil:

a) Sí, también se puede demostrar que, desde cierto punto de vista la tierra es plana.

b)No has dado un sólo dato que refute lo que he dicho.En todas esas sociedades, los que desde luego no heredan son los homosexuales.

c)Una vez más - ya lo dije antes- os limitáis a decir "debe hacerse" "nuevas realidades" ,pero no ogio por ninguna parte la justificación o el fundamento más allá de que "nos parece que es justo", "o tenemos derecho".Todo peticiones de principio.Eso es, precisamente, lo que hay que demostrar.
Tambie´n he dicho que mi argumento es limitado, tiene puntos de fuga.Pero al menos es un argumento, cosa que no veo en el otro lado.

Anónimo dijo...

Sí, también se puede demostrar que, desde cierto punto de vista la tierra es plana

No entieno por qué rechazas los argumentos con tales desaires. Hasta donde yo sé, una pareja heterosexual casada es potencialmente reproductiva. Sólo será reproductiva, en el sentido que tú le das al término, en la medida que copulen, sin mediar medidas contraconceptivas ¿es lógico conceptualizar el matrimonio como una unidad de reproducción, entonces? Desde luego que no. El matrimonio, como te ha mostrado Paco Beltrán con datos, no es la vía sensiblemente mayoritaria para la reproducción humana en muchos países occidentales. No se está impedido para el matrimonio si se manifiesta la intención de no tener hijos. El problema, como también dice Paco, está en dar ayudas estatales en función del estado civil, pero eso es harina de otro costal. Una unidad reproductiva extremadamente "eficiente" es el matrimonio poligínico, en el que un hombre puede dejar embarazadas a varias mujeres al tiempo, y bajo tu argumentación debiera de ser perfectamente legal (no contraviene "equilibrios" de herencia, es voluntario...)

Si el matrimonio heterosexual es una manera entre varias de reproducirse, no tiene sentido que defiendas los privilegios del matrimonio en tanto que éste es el espacio lógico de la reproducción, salvo bajo una concepción carcundiosa de la institución, que en su desarrollo legislativo en este país tiene sentido, pero que nosotros podemos readaptar a la situación realmente existente, y no a la socialmente normativa.

Pero, ay amigo, una pareja de homosexuales también es potencalmente reproductiva. Los homosexuales pueden reproducirse perfectamente a través de las técnicas de reproducción asistida. Es perfectamente lógico que, siendo ambos padres padres sociales (que eduacan y mantienen a su prole) uno de ellos sea el padre genético y otro el gestacional (en el caso de una pareja de lesbianas que empleen para reproducirse la inseminación artificial o la fecundación in vitro). Si esto no te parece bien, te parecerán mal también las familias reconstituidas tras un divorcio, la adopción por parejas heterosexuales, la adopción monoparental, o el empleo de técnicas de reproducción asistida por parte de parejas heterosexuales con problemas de fertilidad. O eso, o tienes algún prejuicio contra los homosexuales (que no creo que sea particulamente el caso, a pesar de coletillas como la de la "elección"), o tienes una visión esencialista del matrimonio heterosexual que no ha lugar en un debte medianamente serio.

No has dado un sólo dato que refute lo que he dicho.En todas esas sociedades, los que desde luego no heredan son los homosexuales.

Es que mi intención iba más allá, pero ahora te los doy, no te preocupes. Con lo comentado buscaba demostrar que: desde Levi Strauss ya se sabe que en las sociedades simples, la organización normativa del parentesco en general y el matrimonio en particular, tiene que ver antes con el problema del intercambio de mujeres y la forja de alianzas, que con determinar la manera en que se hereda. Las normas de herencia son sensiblemente más flexibles y menos prioritarias. Por otra parte, la herencia puede estar desvinculada del caracter reproductivo del padre biológico, como ocurre en las sociedades matriliniales, donde los hijos heredan del hermano de su madre.

Pero por supuesto que hay casos en el registro etnográfico en los que heredan parejas del mismo sexo (no necesariamente homosexuales). Ya Evans Pritchard (1940, si no me equivco) describió como entre los Nuer, cuando no nacian niños, una de las mujeres-hijas se casaba con otra mujer ejerciendo los derechos de un varón a obtener el precio de la novia y compensaciones familiares varias. El superfluo problema de la reproducción se suplía contratando a un jóven de la etnia vecina Dinka para quemantuviese las cópulas necesarias para la fecundación. Por supuesto, el jóven Dinka no tenía derecho alguno sobre la nueva criatura. Las dos madres eran las que había establecido la alianza entre los patriclanes, y elas, pareja de mujeres, heredan. Nuevamente, nihil novum sub sole, solo que los homosexuales en España (igual que los hetero) emplean una muestra anónima de un banco de semen.

Sólo bajo una concepción esencialista del matrimonio se puede defender lo que defiendes, pero las instituciones sociales no son entes prístinos y completos en su significación sino que llevan todas las imperfecciones (y virtudes) propias de un proceso evolutivo. No prtenderás dejarlo inmutable para hoy y siempre justo ahora.

Como te señala Paco, hoy por hoy, el matrimonio es una institución simbólica antes que nada (siempre lo ha sido, pero eso ya es otro asunto). Al igual que la bandera que, en términos estrictos, no deja de ser algdón como el de tu camiseta. Pero quemarla es delito. Minusvalorar los factores simbólicos es una irresponsabilidad.

Pero vamos, toda tu argumentación parte de una premisa falsa (la no reproductividad de los homosexuales) y continúa con una noción bizarra de equilibrios de herencias, que pronto se destapa como lo que es(y también te lo señala Paco) cuando clamas ante la idea de que te toquen el bolsillo, sólo cuando se casan homosexuales.

Yo le daría un par de vueltas más a la idea, y leería algo de antropología antes de volver a sustentar una argumentación en "lo que ha sido de toda la vida"

Un saludo

Andrés H. Gil von der Walde

Dhavar dijo...

Andres G:

-No pretendía hacer ningún desaire.Lamento que la brevedad haya producido esa impresión.

-Creo que estamos demasiado lejos, desde el momento en que la mayor ni siquiera se comparte, es decir:Que todos los hombres que existen en el mundo vienen de una relación heterosexual, y que la relación homosexual es esencialmente no reproductiva.
Y que una mujer homosexual- un hombre no,claro está- pueda recibir un espermatozoide no anula, sino que confirma ese principio.Y los ejemplos extraordinarios de sociedades exóticas tampoco modifican el principio de que la insitución matrimonial y sus análogos, y la sexualidad y la reproducción y todo el asunto están fundadas en la sexualidad y la reproducción la familia y el parentesco los hijos y el patrimonio familiar, etc.
Y no crea que no he valorado lo que dice.Sigo sin ver una razón suficiente para fundamentar la igualdad total entre ambas realidades.
Y sí soy esencialista, en la medida en que la esencia de algo es lo que hace que sea eso y no otra cosa, y por eso conviene tratr a cada realidad de acuerdo con su naturaleza.
Y esto no está basado en ninguna fundamentación moral vinculada a ninguna creencia específica, creo que eso lo he dejado claro.
Y lamento decir que no veo sino capricho en el ansia maternal de los homosexuales.
Y eso sin hablar del movimiento gay como instrumento de la agenda política del post marxismo.Ahí no entro, al menos hoy.
En todo caso, ha sido un placer.

yosoyhayek dijo...

El matrimonio es una institución tuitiva, carente de sentido en una sociedad en la que todos los individuos son libres e iguales ante la ley.
EL poder público no debe regular nada que pertenezca a la autonomía de la voluntad de los individuos.
Los pactos de convivencia deben ser libres.
Ergo, no tiene sentido hablar del matrimonio como institución definida. La definición queda en manos de los individuos.
La ley no tiene nada que decir al respecto.
El debate reside en Estado providencia o no Estado, que es quien apoyaría económica o legalmente esto o aquello.
En mi opinión estamos ante un debate estéril inserto en otro tipo de discusión. Dejémoslo ya de una vez y hablemos de lo que importa, de la Libertad. Basta ya de tanto moralismo estatista.
Saludos!

Anónimo dijo...

El problema es muy sencillo. El matrimonio cuesta dinero. Dinero por los registros civiles, los jueces de divorcio, las reducciones fiscales, las herencias. En el caso del matrimonuio heterosexual la sociedad en su conjunto obtiene unos beneficios de él en forma de hijos (las parejas casadas tienen mas en termino medio) y de futuros hopmbres de provecho: tambien en termino medio hay mas de ellos que se malogran o (en las sociedades pobres) mueren de hambre o sufren de malnutricion entre los hijos de madres solteras o de uniones inestables. Es por ese beneficio los hijos por lo que la sociedad accepta gastarse dinero en el matrinonio.

Ahora por mi el matrimonio homosexual muy bien meintras no le cueste un centimo al estado. La solucion es muy sencilla. Creemos un impuesto voluntario que pagaran los que estén por el matrimonio homosexual. Y nada de trampas del estilo todo el mundo paga lo mismo pero en un caso va a la financiacion general del estado y en el otro al matrimonio homosexual. No, como dicen los anglosajones pongan su dinero donde está su boca y accepten pagar mas que los demás. Yo desde luego aunque tengo amigos y familiares homosexuales no veo en que me beneficia el matrimonio homosexual y por tanto no accepto que un centimo de mis impuestos se invierta en su financiacion.

Dhavar dijo...

Anónimo:

No había pensado en este aspecto de la cuestión.Pero mi posición no se refiere al dinero que cueste o deje de costar.Es más de principio.Yo también tengo familiares homosexuales a los que les parece un completo absurdo el "matrimonio homosexual".