Intro

Intro

sábado, 5 de enero de 2008

LA PERFECCIÓN DE LA LEY DEL TALIÓN.

Se ha vuelto un auténtico "mantra", inculcado desde nuestra más tierna infancia, que "La Ley del Talión" es una Ley brutal, propia de tiempos bárbaros, etc.

Ahora bien, ante un crimen o delito, sólo caben estas posibilidades:

a) NADA por ojo
b) DEDO MEÑIQUE por ojo.
c) OJO por ojo
d) DOS OJOS (o un ojo y una pierna) por ojo.

Debe hacerse notar que estas opciones agotan las posibilidades en este asunto. No hay otras y no falta ninguna.
También debe hacerse notar que son axiomas, es decir, no hay estudio empírico histórico que las pueda modificar y son válidas para todo tiempo y lugar.

La opción a) es una posibilidad sin apenas existencia histórica efectiva. Si algo enseña la historia de la comunidades primitivas cristianas o las modernas comunas hippies, etc. es que han fracasado y se han disuelto por pretender fundar comunidades donde el principio de Venganza, Castigo o Justicia no se aplicaba.

Porque todo grupo, sociedad o comunidad existe y se funda por el PRINCIPIO DE VENGANZA O JUSTICIA.
Esto también es un axioma.
No es el Contrato Social.No es la Utilidad, el Bienestar, etc, los que hacen real y posible una comunidad. Esos son fines que pretende, o simplemente beneficios que conlleva.

De hecho, los órdenes jurídico más antiguos se limitan a una serie de sanciones o penas, además de orden sagrado.

La razón es simple: El hombre es, antes que Zoon Politikon, Zoon de Bien y Mal, que los distingue y quiere uno y rechaza otro. O, si se prefiere:

Es animal Social o Político porque es animal Racional, es decir, que distingue el Bien y el Mal, y quiere uno y rechaza el otro.

Es evidente que la más perfecta, y la que satisface plenamente nuestras exigencias de racionalidad o justicia es la c).

Por tanto, la Ley del Talión es la más perfecta de las Leyes Penales, que son las que fundan toda comunidad humana.

En su aplicación cabe entender el "ojo" como un ojo vaciado literalmente, y así lo decía, por ejemplo, el Código de Hammurabi. Pero ni siquiera dicho código aplicaba la equivalencia literal en todos los casos, sino en la minoría de ellos.
Por ejemplo, al que robaba no se le quitaban sus bienes, sino que se le cortaba la mano.

Ningún código ha sancionado que al que viole se le viole como castigo.

En realidad, la equivalencia es en DAÑO O PÉRDIDA EQUIVALENTE.

Si ahora volvemos la mirada a nuestros ordenamientos penales y comparamos, tendríamos las siguientes Tablas:

ANTES

Quien mate, sea matado

Quien lesione, sea lesionado

Quien viole, pierda sus órganos

Quién robe, pierda su mano

Quién secuestre, sea secuestrado

AHORA

Quién mate, sea matado o secuestrado

Quién lesione, sea secuestrado

Quién viole, sea secuestrado

Quién robe, sea secuestrado

Quién secuestre, sea secuestrado


Es decir, aplicamos la Ley del Talión - ya que, guste o no, no es posible evadirse de ella-, pero la Justa Equivalencia la establecemos con único tipo de pena, el Secuestro, y graduamos con la distinta duración del mismo.

(No entro en las penas pecuniarias porque el principio es idéntico y apenas ha cambiado de antes a ahora)

Carece de interés analizar las razones por las que el Secuestro se ha convertido en el "ojo" universal. Está lleno de ventajas obvias , entre otras tratar de "cambiar" al criminal durante dicho secuestro.

Y, a aquellos que retroceden espantados ante Quién Mate, sea Matado, deberían reflexionar ante la crueldad inaudita que también supone tener a un hombre secuestrado 40 años o de por vida, la degradación intolerable de lo humano, la ilimitada tortura que supone.

Tampoco cabe decir:No hay derecho a quitar la vida, porque entonces tampoco hay derecho a quitar la libertad.

En resumen, La Ley del Talión es la perfecta expresión de la Justicia Penal, y se aplica igualmente hoy que ayer y que siempre.

Pero hoy lo hacemos por detrás, sin nombrarlo, estableciendo una hipocresía fundamental en el nivel primero o fundacional de nuestra estructura social.

11 comentarios:

Hartos de ZPorky dijo...

Curiosa forma de analizarlo.

Dhavar y punto dijo...

HZP:
Sí, cuando uno se pone a mirar en plan "el rey está desnudo", parece original y curioso, pero en realidad sólo prescinde de ficciones.

Little screamo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Little screamo dijo...

Realmente la más que usada frase "ojo por ojo el mundo quedará ciego", aunque muy usada por progretes, es algo cierta. No es el hecho de no cumplir el ojo por ojo, es el hecho de cumplir "JUSTICIA por ojo". Tendrías que pensarlo, aunque es un razonamiento desde el punto de teórico más que valido.

AMDG dijo...

No sabía que estaba en tu blogroll... Te pongo en el mío.

Por cierto, te respondo aquí (pendiente la autorización de I.)

Eva dijo...

Muy interesante la reflexión. La justica,en realidad, no es más que la máscara tras la que se esconde la venganza. Otra cosa es la forma de aplicarla. Pero será mejor que nadie se lo diga a la pariente pobre de esta historia: la presunta reinserción, se llevaría un disgusto.

El Cerrajero dijo...

Ahora va más con los tiempos ojete por ojete xD

Dhavar y punto dijo...

Cerrajero:
Muy bueno.Ya sabes, son los tiempos del Homo Porculizatus, Sed Felix.

Eva:
Mi punto no es que la Justicia sea la máscara de la Venganza, sino la identidad absoluta de ambos conceptos.La historia y la etimología y el sentido común lo repaldan.Lo pondré por extenso otro día.
Y tienes razón:Se puede y se debe aprovechar El Secuestro, la pena, para corregir en lo posible al criminal siempre que no haya NINGUNA VINCULACIÓN entre dicha corrección o reinserción y la pena.Ya tenemos experiencia más que de sobra acerca de lo que pasa cuando a la "parienta pobre" se la pone en el lugar de la Señora de la Casa, que es, naturalmente, el castigo, la venganza o justicia.

Persio dijo...

La pena de prisión es para evitar que el delincuente repita: se le aparta para que no cause más daño.

Dhavar y punto dijo...

Persio:

Eso es falso, en toda la extensión de la palabra, además de una absurda contradicción:No se le priva de libertad por el crimen cometido, sino por los que pueda cometer en el futuro.

Anónimo dijo...

Entonces:


Quien mate, sea matado ad infinitum? Jajajajaja.